“El Fresa” fue quien citó, desarmó y ejecutó a las víctimas de Totolapan

Revela una ficha de la Mesa Regional para la Paz fechada el mismo día de la masacre en San Miguel Totolapan, José Alfredo Hurtado Olascoaga convocó a la reunión, y ahí desarmó y mató a Conrado Mendoza y a sus colaboradores.


Informes de la Fiscalía estatal indican que 15 de las 20 víctimas tenían el “tiro de gracia”. En 2017, la Sedena registró nexos del entonces Alcalde Juan Mendoza con La Familia Michoacana, según documentos hackeados por Guacamaya. La Gobernadora Evelyn Salgado ha visitado a familiares de las víctimas y al Cabildo; se comprometió a dar seguridad. Los alcaldes están rebasados por la delincuencia y deben actuar los gobiernos estatal y federal, dijo el obispo.

La Mesa Regional de Coordinación para la Construcción de la Paz tenía “conocimiento” de que uno de los líderes de la organización delictiva “La Familia Michoacana”, José Alfredo Hurtado Olascoaga, “El Fresa”, fue quien convocó a una reunión, el miércoles 5 de octubre, al Alcalde perredista de San Miguel Totolapan, Conrado Mendoza Almeda, y “a sus colaboradores más cercanos”, y al llegar al lugar de la cita, él y sus sicarios desarmaron a la gente del Edil y los ejecutaron. También de acuerdo con reportes de la Fiscalía General del Estado a los que tuvieron acceso algunos de los familiares de las víctimas de la masacre del pasado miércoles 5 de octubre, 15 personas, entre ellas el Edil perredista y su padre, el expresidente municipal en dos ocasiones, Juan Mendoza Acosta, fueron ejecutados con el “tiro de gracia”. Una ficha de la Mesa Regional de Coordinación para la Construcción de la Paz, con fecha del mismo miércoles 5 de octubre cuando ocurrieron los asesinatos, sostiene que “al momento de llegar al domicilio de la reunión ‘El Fresa’ con sus sicarios, desarmaron a la gente del Presidente y los ejecutaron”. Después, “huyeron disparando por las calles y domicilios particulares, mientras otro grupo de sicarios disparó a la fachada del Palacio Municipal”. Según las primeras versiones de la masacre, sicarios del reaparecido grupo delictivo “Los Tequileros” eran los responsables de los asesinatos, y en un video que las autoridades están autentificando, anunciaron su reaparición. Después, en un video difundido en Facebook, José Alfredo Hurtado Olascoaga afirmó que él era el objetivo del atentado, que había salido ileso, y responsabilizó al exdiputado local priista y exalcalde de San Miguel Totolapan, Saúl Beltrán Orozco, de haber planeado la masacre de 23 personas. También fuentes informaron que la FGE dio a conocer a unos familiares que 15 de las 20 víctimas fueron “ejecutados con el tiro de gracia”, entre ellos: el Alcalde, Conrado Mendoza Almeda; su padre y expresidente municipal, Juan Mendoza Acosta; Javier Domínguez Vicente, dueño de la vivienda donde ocurrió la masacre; Javier Domínguez, hijo del dueño de la propiedad, asesor y vocero del Movimiento por la Paz; Roberto Sergio Mata Marcial, administrador de la Jurisdicción Sanitaria 01, con sede en Tlapehuala, cercano al Presidente Municipal; Fredy Martínez Suazo, director de Seguridad Pública de San Miguel Totolapan; Wilber Iván Rojas Nava, enlace municipal con la Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) y expresidente municipal interino. Asimismo, Rogelio Rivas Bernabé, exsecretario general del Ayuntamiento; José Gabriel Martínez Nava, oficial mayor de la actual administración; José Alberto Slim, excandidato a la Alcaldía de San Miguel Totolapan por el PAN; Ulises Guillermo, yerno de Juan Mendoza; Gustavo Salazar, ciudadano americano y cuñado del Alcalde Mendoza Almeda; Martín Crescencio, vendedor de paletas; Samuel García y José Antolín Calvo Caballero, ambos escoltas del Edil perredista; y Génesis Araujo Marcos, “Guerrero del Bienestar, dependiente del Gobierno estatal”. Un día después de la masacre, durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Subsecretario de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Ricardo Mejía Berdeja, informó que los ataques que se dieron en San Miguel Totolapan fueron en el contexto de disputas entre grupos delictivos. “En esa región imperó durante un tiempo un grupo conocido como ‘Los Tequileros’, que era un grupo dedicado fundamentalmente al trasiego de droga y comercialización de amapola, pero también que se dedicaba al secuestro, la extorsión, y perpetró diversos homicidios y desapariciones en la región”, sostuvo. Mencionó que el líder de ese grupo criminal, Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, se presume, sin vida en febrero de 2018. Agregó que “y en ese contexto, decir que este grupo vuelve a irrumpir, saca un video, que se está autentificando, y reivindican, entre otros, el homicidio de una persona llamada Nazario, que, se tiene conocimiento, se trata de Nazario Domínguez, director de Desarrollo Rural en San Miguel Totolapan, quien falleció el pasado 3 de octubre en un, en principio, accidente en la carretera Poliutla-San Miguel Totolapan, pero que con posterioridad se abrió una carpeta de investigación por homicidio sobre este evento”. Mejía Berdeja afirmó que por el ataque a balazos en San Miguel Totolapan que dejó 20 muertos “hay diferentes líneas de investigación, según nos lo comenta la Fiscalía”. El funcionario federal mencionó que “ahí hay una disputa con un grupo criminal conocido como ‘La Familia Michoacana’, a cuyas cabezas apodadas ‘El Pez’ y ‘El Fresa’, que son los líderes criminales de esa región, una línea de investigación también los vincula junto con este grupo ‘Tequileros’ como que pueden ser los responsables de estos eventos”. EN 2017 SEDENA REGISTRÓ NEXOS DEL ALCALDE CON “LA FAMILIA MICHOACANA”

Documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), filtrados por Guacamaya, revelan que desde 2017 tenían registro de nexos del entonces Alcalde de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta, con la organización delictiva “La Familia Michoacana”, y que ésta, por medio del exedil (asesinado el miércoles con otras 19 personas) presionó para que militares establecidos en el municipio instalaran bases en las localidades de San Antonio de La Gavia y La Gavia “para forzar al grupo delincuencial ‘Los Tequileros’ a salir de sus refugios”. También, los documentos indican que “un Diputado con licencia” en 2017 se comunicó con Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, y le dijo “que ya habló con el número uno del estado y que va a lanzarse a la candidatura, por lo que necesita que le acerque a la gente de allá arriba para ganar las elecciones, asimismo que necesita le quite a tres o cuatro personas que le estorban”, una de ellas era Javier Domínguez, dueño de la vivienda donde ocurrió la masacre el miércoles pasado. El portal NMás, sección de noticias de Televisa, publicó el 6 de octubre reportes de la Sedena filtrados por el grupo de hackers Guacamaya, que revelan los nexos con el crimen organizado del exalcalde Juan Mendoza Acosta, asesinado junto a su hijo, el actual Presidente Municipal de San Miguel Totolapan, Conrado Mendoza Almeda, y 18 personas más. De acuerdo con los documentos presentados por Nmás, entre 2017 y 2018, la Sedena hizo un seguimiento especial al líder de la organización criminal “La Familia Michoacana”, Johnny Hurtado Olascoaga, “El Pez”. En un primer reporte titulado “boletín de información para el mando especial Iguala”, fechado el 2 de febrero de 2017, la Sedena indicó que “integrantes de la organización delictiva (‘La Familia Michoacana’) pretenden presionar a través de Juan Mendoza Acosta, Alcalde de San Miguel Totolapan para que elementos de la Sedena establecidos en el municipio instalen bases en las localidades de San Antonio de La Gavia y La Gavia para forzar al grupo delincuencial ‘Los Tequileros’ a salir de sus refugios”. El documento se centra en las actividades de Johnny Hurtado, “El Pez”, y de sus operadores, Pedro Córdova Soto, jefe de plaza de Amatepec y David Durán Álvarez, alias “Chuck Norris”, que encabezaba una célula en Sultepec, Estado de México. En un segundo documento, fechado el 13 de marzo de 2017, sostiene que José Alfredo Hurtado Olascoaga, “El Fresa”, “segundo al mando de la organización delictiva ‘La Familia’ (Michoacana) se habría reunido con Juan Mendoza Acosta”, entonces Presidente Municipal de San Miguel Totolapan, a quien le reconocen con el alias de “cabeza de papaya”, “el del sombrero” y “el de la silla”, y trataron “temas del magisterio, no se tiene indicios de dónde se realizó la reunión”. También se destacan dos enfrentamientos en San Miguel Totolapan, el primero entre integrantes de La Familia Michoacana y Los Tequileros en Santo Tomás y San Pedro Pezuapan, que dejó cuatro muertos y seis heridos; y el segundo enfrentamiento fue entre “fuerzas de seguridad y 14 integrantes del grupo de Raybel Jacobo de Almonte, ‘El Tequilero’, (a) inmediaciones de La Gavia”. En otro boletín de la Sedena, con fecha del 21 de marzo de 2017, se informó que “una comisión de 10 habitantes de San Miguel Totolapan, Guerrero, encabezada por el Alcalde Juan Mendoza Acosta se reunió el 16 de marzo con el Gobernador, Héctor Astudillo Flores, quien se habría comprometido a iniciar un operativo contra ‘Los Tequileros’ y su líder, Raybel Jacobo de Almonte”. En otro documento de la Sedena, con fecha del 3 de abril de 2017, se asevera que un operador de “La Familia Michoacana” en San Miguel Totolapan “solicitó a funcionario municipal realizar depósito a terceras personas, señalando que fueron autorizados por el Alcalde Juan Mendoza Acosta”. El 27 de julio de 2018, la Sedena informa a la 22 Zona Militar, que David Durán Álvarez, alias “Chuck Norris”, jefe de plaza en Amatepec, Tlatlaya, Estado de México, “señaló que ‘El Pez’ autorizó dinero para la adquisición de armas y equipo táctico para enfrentar a la Policía Comunitaria Tecampanera, asentada en el municipio de Teloloapan”. Menciona que “para ello refuerzan con mayor personal las células operativas en las inmediaciones de dicha zona”, y que “la Policía Comunitaria Tecampanera, se vincula con la célula de ‘Los Tequileros’, actualmente fusionada a la organización Guerreros Unidos, grupo antagónico de ‘La Familia’ (Michoacana)”. El portal NMás también presentó una tarjeta informativa del Estado Mayor de la Defensa Nacional con fecha de septiembre de 2017, que expone que el 25 de agosto 2017, “El Tequilero” manifestó a un hombre no identificado, “que se encuentra en San Bartolo y que se apresurara a secuestrar a dos personas del poblado del Puerto del Querengue, municipio San Miguel Totolapan, porque necesitaba dinero”. Además, manifiesta que “en una comunicación que mantiene (la) pareja sentimental de ‘El Tequilero’ con su mamá, ésta le comenta que ya tienen dinero debido a que ya habían pagado el rescate de un secuestrado”. Los documentos indican que a Raybel Jacobo de Almonte, “El Tequilero”, ya lo tenían ubicado, pues sostiene que proporcionó un número de una caseta telefónica a una persona sin identificar, “para que cuando quisiera comunicarse con él, lo hiciera a ese número y que él llegaría en cinco minutos”, añade que se verificó que únicamente existían tres casetas telefónicas en esa área, en los poblados de San Bartolo, Coronillas y San Miguelito, en San Miguel Totolapan. En ese mismo documento, destaca que con fecha 13 de septiembre 2017, “un Diputado con licencia (del que no da nombre, pero probablemente se refiera a Saúl Beltrán Orozco) se comunica con ‘El Tequilero’ manifestándole que ya habló con el número uno del estado y que va a lanzarse a la candidatura, por lo que necesita que le acerque a la gente de allá arriba para ganar las elecciones; asimismo que necesita le quite a tres o cuatro personas que le estorban, para lo cual le proporciona los siguientes nombres”, entre ellos Roberto Mata Marcial y Javier Domínguez”, dos de los asesinados el pasado miércoles 5 de octubre, este último dueño de la vivienda donde ocurrió la masacre. En un informe de inteligencia de la Fiscalía del Estado de México, de febrero de 2020, número MX/EDOMEX/FGJEM/CGIA-UAI/UATO, filtrado en los documentos de la Sedena, explica que entre 2014 y 2017 en los municipios de Ajuchitlán del Progreso y San Miguel Totolapan surgió una disputa entre Johnny Hurtado Olascoaga, líder de la organización criminal “La Familia Michoacana”, y Raybel Jacobo de Almonte, líder de “Los Tequileros” –este último fue asesinado en 2018– “generando una ola de violencia por el control de la goma de opio y al final fue controlado por la organización ‘Familia Michoacana’”. Afirma que debido a ese enfrentamiento se registró lugares donde hubo desplazados, así como un listado de 28 localidades donde se cultiva la amapola, en los municipios de Ajuchitlán del Progreso, San Miguel Totolapan y Heliodoro Castillo (Tlacotepec). LOS ALCALDES ESTÁN REBASADOS, DEBEN ACTUAR GOBIERNOS ESTATAL Y FEDERAL

El obispo de Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González, advirtió que los presidentes municipales están rebasados, y pidió a los Gobierno estatal y federal resucitar su autoridad y la seguridad que se les ha confiado, en referencia a la masacre en San Miguel Totolapan, perpetrada el pasado miércoles 5 de octubre. De entrada, el prelado dijo que es lamentable que haya hermanos que le quiten la vida a otros, que nadie tiene ese derecho. “Expreso mi dolor para ese municipio. Al obispo (de Ciudad Altamirano) Joel Ocampo, que está con dolor seguramente. Como su hermano me siento con pena. No se pueden aceptar estos actos violentos, por naturaleza se reprueban”, advirtió y dijo que la sociedad no puede cruzarse de brazos. “Invito a todos a no aceptar ningún acto de violencia. No podemos quedarnos callados, hay que hacer llegar nuestra voz y ojalá tengan oídos, para escuchar que no se puede quedar así, que no puede volver a pasar. No aprobamos, en el nombre de Dios, ese acto de violencia”. –Desde su llegada a Guerrero ¿ha notado vacío de autoridad en regiones? ¿Ha sido rebasada por la delincuencia? –se le preguntó. –Sí he visto. Donde la autoridad, sobre todo municipal, es como si no existiera y saltan encima de ella. Si acaso la ven por algún interés. La han rebasado, lo han permitido. Agregó que en décadas anteriores se permitió que entraran fuerzas contrarias a la Ley, al buen orden que se vivía, y que ahora es difícil quitarlas. Pidió a los gobiernos estatal y federal perseguir estos actos de violencia. “Sería un cargo de conciencia a sus facultades, a su autoridad. Seguir por oficio a los criminales y pararlos. Alabo a gobiernos que no se duermen, les pido que resuciten su poder, que resuciten su autoridad, que resuciten lo más valioso que se les ha confiado, que es la seguridad”, dijo. El obispo de Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González, advirtió que los presidentes municipales están rebasados, y pidió a los Gobierno estatal y federal resucitar su autoridad y la seguridad que se les ha confiado, en referencia a la masacre en San Miguel Totolapan, perpetrada el pasado miércoles 5 de octubre. Foto: Luis Daniel Nava, El SurPor otro lado, informó que ha promovido entre los laicos que se manifiesten en contra del aborto y a favor de la paz. Indicó que las nuevas leyes en favor del aborto y los matrimonios igualitarios vienen del extranjero, que están pisoteando a todos los mexicanos. En referencia a los legisladores locales y federales indicó: “Muchos mexicanos se venden, se sobornan. Enraicemos más nuestros principios, para combatir a los enemigos”, concluyó. COMPARTIDO DE: https://www.msn.com/es-mx/noticias/mexico/el-fresa-fue-quien-cit%C3%B3-desarm%C3%B3-y-ejecut%C3%B3-a-las-v%C3%ADctimas-de-totolapan-reporte/ar-AA12NV5a?cvid=8b297ae3dac74e6b84decd7bc2cdc9cc

2 visualizaciones0 comentarios